La Forja y Limpieza del Aluminio

noticias blog aluminios regoni
15Oct
  • Vision Click

Estas son algunas de las preguntas más recurrentes que nos hacen en Aluminios Regoni. Hoy pretendemos solucionarlas y disipar vuestras dudas.


¿Cómo se forja el aluminio?

La forja, como ya sabéis, se trata del proceso por el cual se le da forma a un material. Para ello, éste debe ser sometido a fuertes presiones. Una vez esté derretido se incorpora a un molde que tendrá la forma exacta del objeto que se desea. El aluminio es un material con grandes propiedades, una de estas propiedades es que se trata de los materiales más fáciles de soldar, y esto cuenta a nuestro favor.

Este material se trabaja con manos expertas y tiene que pasar por dos procesos diferenciados para realizar un forjado óptimo:

El primer proceso, se trata del trabajo en caliente. Como hemos mencionado antes, las altas presiones y temperaturas hacen que el material se derrita, dichas temperaturas sobrepasan las propias de recristalización para que de esta manera sea más moldeable. El segundo proceso podríamos definirlo como trabajo en frío, que se trabajará con temperaturas mucho más bajas a las anteriores.

El aluminio se suele golpear con un martillo para darle forma o bien, se prensa con máquinas especiales. En el caso que se realice con un martillo se corre el riesgo de que el objeto no quede uniforme ya que todos los golpes que este recibirá no son iguales, en este caso la experiencia y pericia del forjador es fundamental.

Este material, una vez trabajado es uno de los mejores para usar en exteriores gracias a su resistencia, ligereza y fácil mantenimiento. Es un gran aliado para la decoración y los muebles de exterior.


¿Cómo lavar aluminios?

Esta es otra de las preguntas más habituales que nos hacen los clientes, y la respuesta corta es, que una limpieza frecuente es la mejor manera de mantener el aluminio en condiciones óptimas, pero entendemos que se convierte en una tarea tediosa y en muchas ocasiones se elige este tipo de material debido a su resistencia, por lo que no es lógico realizar limpiezas frecuentes. Entonces, os explicaremos la respuesta más larga:

 Como ya se ha dicho, este tipo de material es muy ligero y por lo tanto, debemos tener especial cuidado al limpiarlo. Se puede realizar de la siguiente manera:

  • Frótalo hacia arriba y abajo, evitando así realizar círculos para no dejar texturas desiguales.
  • Por otro lado, para mantener el aluminio brillante, es de especial importancia que el producto que vayamos a utilizar sea recomendable. Revisa las propias instrucciones del fabricante del producto a utilizar.

Existen gran cantidad de productos a utilizar para esta limpieza en concreto. No obstante, también existen remedios caseros que podrán dar grandes resultados. Os comentaremos algunos a grandes rasgos.

Existe una gran diversidad de productos para la limpieza del aluminio, así como pulidores de metal. Sin embargo, también puedes utilizar métodos caseros usando ingredientes que tengas a mano. Funcionan de manera muy eficaz para limpiar aluminio y otros metales, devolviéndoles su brillo original.

  • limpieza del aluminio con Vinagre, harina y sal

  • limpieza del aluminio con Bicarbonato Sódico y Limón

  • limpieza del aluminio con Ketchup

Esperamos haber podido disipar vuestras dudas, si tienen alguna más no dudes en hacérnoslas saber y publicaremos otros post con las preguntas más realizados.

¿Busca una empresa especializada? Pida información ahora